Asociación Latinoamericana de Centros
de Operaciones de Paz "ALCOPAZ"

General de Brigada
CARLOS EDUARDO ESTRADA PEREZ
Presidente de la Asociación Latinoamericana de Centros de Entrenamiento para Operaciones de Paz

En mi calidad de Presidente de la Asociación Latinoamericana de Centros de Entrenamiento para Operaciones de Paz (ALCOPAZ), quiero iniciar agradeciendo a Dios y al Alto Mando del Ejército de Guatemala por darme la oportunidad de asumir tan digno cargo el 23 de agosto de 2013, en Quito, Ecuador, agradecer también a todas las personas que integran la Asociación por el apoyo que he recibido para desarrollar de manera eficiente las funciones del cargo, lo cual contribuye para alcanzar los objetivos trazados.

La problemática social, económica, militar y política mundial en los últimos años, ha generado diversidad de conflictos que han llevado a la humanidad a desarrollar acciones que violan los derechos humanos, provocando crímenes de lesa humanidad, esclavitud y terrorismo entre otros, ante estos escenarios la Organización de las Naciones Unidas encargada también de velar por la seguridad y la paz mundial, se ha visto obligada a intervenir en diferentes países del mundo por medio de las misiones que integran las Fuerzas Armadas, Fuerzas de Seguridad y personal civil, con un entrenamiento especial y alto grado de profesionalismo que puedan desenvolverse en este tipo de ambientes.

En apoyo a la Organización de las Naciones Unidas en la búsqueda de la paz mundial, los diferentes Centros de entrenamiento para Operaciones de Paz de la región Latinoamericana, están capacitando a personal con los estándares que requiere la ONU para integrar las misiones de paz y bajo ese contexto se han trazado objetivos como: la promoción de intercambio entre los centros de entrenamiento de la Región, la estandarización de procedimientos para la educación, la creación de condiciones que faciliten el contacto fluido y eficiente entre los integrantes y la promoción del conocimiento mutuo de las diferentes perspectivas institucionales y culturales existentes entre el personal de las operaciones de paz; estos objetivos, enmarcan el campo de acción de ésta presidencia.

Como presidente de la asociación, me siento muy honrado y orgulloso de representar a este grupo de hombres y mujeres que capacitan al personal que llevan seguridad, ayuda y esperanza a los desprotegidos y gente necesitada en diferentes países para tener un mundo mejor.

Para finalizar, quiero manifestar que haré mi mejor esfuerzo para representar dignamente a ésta Asociación y cumpliré de la mejor forma posible el compromiso que adquirí con ésta Institución al asumir la Presidencia y lo haré de la única forma que un soldado Kaibil del Ejército de Guatemala puede cumplir una misión; "bien hecho".