HISTORIA

Comandancia de la Fuerza Aérea Guatemalteca





RESEÑA HISTÓRICA


I. INTRODUCCIÓN

Este breve resumen pretende contarnos en unas cuantas hojas, lo más importante y relevante ocurrido en miles de páginas históricas en que la aviación ha sido fundamental y donde sin el decidido apoyo aéreo los resultados hubiesen sido otros, inlcuso hasta contrarios. Para ubicarnos en el desarrollo de una de las armas del Ejército Nacional, que presenta un carácter tan importante debido a su acercamiento directo con nuestros connacionales sin distinción alguna, es necesario hablar, aún de forma somera, los primeros indicios de la aviación nacional y poco a poco hundirnos en la aguas que con su devenir han marcado el paso del tiempo y el desarrollo de nuestra Fuerza Aérea Guatemalteca, hasta llegar a convertirse en una de las más versátiles armas con que cuenta el Ejército de Guatemala, desarrollando una variada y compleja gama de actividades que le proveen inmejorable oportunidad de cumplir con la doble finalidad que le impone tanto su misión primaria, estrictamente militar, como la secundaria, de índole puramente auxiliar. A través de una breve descripción de las primeras etapas de la aviación nacional, estaremos describiendo la historia de los albores de la Fuerza Aérea Guatemalteca, porque fue hasta 1930 que se estableció la Compañía Nacional de Aviación con aviones Hookinsun y un Ogden Osprey trimotores, un Fleet y un Travel Air monomotores dando lugar al surgimiento de la aviación civil que no existía y apoyando a la aviación militar. Por eso es importante ubicarnos en ese desarrollo previo a entender la mística y grandeza que rodean a la Fuerza Aérea Guatemalteca como tal en la actualidad.



II. LOS ALBORES

En el cincuentenario de la Revolución Liberal y creación del Ejército de Guatemala el 30 de junio de 1921, se trasladó formalmente la Escuela Militar de Mecánicos de Aviación, que venía funcionando en el Aeródromo del Campo Marte, a los campos de la Finca Nacional "La Aurora", contando por aquel entonces con un avión Bleriot XI-2, un Daperdusin TT y dos Avro 504-K, en 1924 se adquieren un Caudron G-3, un Newport "Bebe" y un Morane Saulnier MS-35 "Parasol" . Para el año 1925 se recibe el donativo por parte del gobierno mexicano de un avión Avro Anahuac, y ese mismo año se registra por primera vez la utilización de la rondela que identifica a la aviación militar nacional.

En 1929 la compañía Pan American World Airlines inicia operaciones en Guatemala con aviones trimotores Ford, los cuales estacionaba frente al Hangar 1 por no contar con un local propio. Ese mismo año se concluyó la construcción de los Hangares denominados 1 y 2, además de los talleres de carpintería y mecánica a los costados del edificio destinado a la comandancia y oficinas y se adquirieron 3 aviones Ryan Brougham B-1.

En 1929 se suprime la Escuela Nacional de Aviación y se crea el cuerpo de Aviación Militar de Guatemala, se estableció una línea de aviones Ryan de 6 pasajeros cada uno, con los que se efectuaban vuelos al interior de la República en forma regular. Dentro de las cosas importantes acaecidas ese mismo año, cabe mencionar la llegada del Teniente Coronel Oscar Morales López en el avión Ryan Waco Taperwing modelo T-10 bautizado "El Quetzal" procedente de Galveston, Texas.

También se compraron a Francia 4 aviones Potez 25-B2, dos aviones Morane Saulnier 147-EP2 "Parasol". En 1934 se compraron 4 aviones Waco YMF-3 y 1 Spartan NS-1. El Spartan fue reacondicionado en los talleres del Cuerpo junto a tres Potez, 1 Morane "El Quetzal" y otro Waco, reconstruyéndolos, vale señalar, con partes y repuestos de otros aviones que fueron accidentados y abandonados por irreparables. También se inauguró un nuevo campo de aviación en Mazatenango. Hacia 1935 se compraron 6 aviones Caudron C-601 "Aiglon" de origen francés destinados para entrenamiento.

Llega 1936 y felizmente se inaugura el edificio del Aeropuerto "La Aurora", instalaciones que en la actualidad constituyen el edificio principal y Cuartel General de la Fuerza Aérea de Guatemala, constituyendo un aeropuerto moderno para la época por las facilidades con que contaba, durante ese año se modificó el nombre del Comando llamándosele Cuerpo de Aeronáutica Militar, también se compró un hangar, construido completamente de metal al que se le asignó el número 3 siguiendo la nomenclatura iniciada con los primeros dos; en aquella época llegaron procedentes de Albroock Field, Zona del Canal, Panamá, 60 aviones propiedad del Ejército de los Estados Unidos de América, los cuales iban hacia aquel país.

Para julio de 1938 se compran 12 aviones Ryan ST-A/PT-20 para entrenamiento de los Pilotos Aviadores, realizándose el montaje de los mismos en los talleres del Cuerpo, al año siguiente, en 1939 se efectúa un vuelo de buena voluntad con 5 aviones Ryan y 5 Wacos por las capitales de las repúblicas centroamericanas y Panamá, regresando de este viaje sin novedad.

Con la llegada de 1942 se finalizan los trabajos de nivelación, ampliación y construcción de la pista asfáltica del Aeropuerto "La Aurora", casi simultáneamente entra a funcionar la Escuela Militar de Aviación en el Aeródromo "Los Cipresales", en la zona 6 de la ciudad.

En esta etapa se estableció una Base Aérea Norteamericana en "La Aurora", construyéndose en el extremo sur hangares, barracas y refugios. Para mediados del año 1943 se adquieren 2 aviones Boeing PT-15 "Stearman" y cinco Consolidated BT-13 "Vultee" así como tres N.A.T. 6-B "Texan" artillados asimismo 7 cazas Boeing P-26 Peashooter, y para la Escuela Militar de Aviación 11 Fairchild PT-19 "Cornell " para instrucción.



FUERZA AÉREA GUATEMALTECA

Durante la II Guerra Mundial, los Estados Unidos de América pidieron la colaboración de los países del itsmo centroamericano y como consecuencia se construyeron a lo largo del litoral pacífico una serie de instalaciones militares, incluyendo la Base Militar de San José que incluía una pista de aterrizaje asfaltada. Así llega 1944, cuyos acontecimientos políticos sacudieron la sociedad guatemalteca, y luego del triunfo del movimiento del 20 de octubre, el Ejército es totalmente reorganizado, hasta que, en base al Decreto No. 59 del 5 de mayo de 1945 se reforma el reglamento interno del Cuerpo de Aeronáutica Militar para posteriormente adoptar su nombre actual de Fuerza Aérea Guatemalteca, más acorde con su misión y proyecciones interiores. Poco antes de este acontecimiento llega como instructor de vuelo el Piloto Aviador americano Charles Montgomery Jr. a principios del año 1944.

Contando Guatemala con uno de los cuerpos de aviación más completos de América Latina, nuestro gobierno se interesó porque la aviación tuviera un adelanto técnico en sus operaciones de desarrollo, dedicándose a profesionalizar a sus miembros a través de becas al extranjero, tecnificando sus métodos y mejorando el equipo existente, es así como la Fuerza Aérea Guatemalteca inicia sus actividades solicitando ante el gobierno de los Estados Unidos de América, el envío de una Misión Aérea, y llega como primer Jefe de la Misión el Tte. Cnel. P.A. (USAF) Juan Francisco Puerta y como subjefe el Mayor P.A. (USAF) Merle S. Else y cuatro mecánicos para asesorar los aspectos técnicos del mantenimiento.

Siendo éstos los verdaderos pioneros del asesoramiento técnico de la Fuerza Aérea Guatemalteca, cooperando con igual entusiasmo con los señores Jefes y Oficiales de este Comando y de la Escuela Militar de Aviación para la formación de nuevos cuadros de los Escuadrones de Vuelo que inmediatamente principiaron a funcionar, siendo entre otros: Caza, Observación , Bombardeo y Transporte.

Estas Misiones Aéreas fueron relevadas al final de sus respectivos contratos en sucesión, de manera tal que el entrenamiento tanto teórico como de vuelo, continuó con el devenir de los años, entre los jefes de Misión surgen nombres como Tte. Cnel. P.A. (USAF) Stephen Mc`Elroy, Coronel P.A. (USAF) Richard C. Hutchinson, Coronel P. A. (USAF) Gene L. Douglas, quien fue el último Jefe de Embajada de los Estados Unidos de América en Guatemala, convirtiéndose entonces la Misión, en Sección Aérea como una subdivisión del Grupo Militar.

En el afán siempre de perfeccionamiento, el personal de Pilotos y Mecánicos de la Fuerza Aérea Guatemalteca ha sido enviado a la Zona del Canal de Panamá a partir del 1944, para especializarse en diferentes ramas de la aviación. Con el mismo propósito se ha enviado personal a algunas Bases Aéreas en los Estados Unidos de América, retornando con un bagaje de conocimientos que luego son compartidos y aprovechados al máximo por el cuerpo de mecánicos.

Durante el año 1946 se adquieren 3 aviones Douglas C-47, 1 avión Grumman Goose JRF-5B anfibio que posteriormente se canjeó por un helicóptero Hiller 360, y para entrenamiento se compraron aviones Beechcraft AT-11 "Kansan", AT-6C "Texan" y Cessna UC-78 "Bobcat". Por aquella época se efectuaron varios vuelos internacionales de buena voluntad incluyendo la famosa hazaña de llevar las Alas de la Fuerza Aérea a través del Paso del Aconcagua, en los Andes, entre Argentina y Chile, en uno de los recién adquiridos aviones C-47, este vuelo sin precedentes mereció los más cálidos elogios de propios y extraños y definitivamente fue coronado por el éxito.

Por contraste, octubre de 1951 resulta luctuoso, en una carrera tan arriesgada como la aviación, los accidentes son muchas veces inevitables, y aquí hubo de lamentarse la más grande tragedia aérea ocurrida hasta la fecha en este Comando, un avión C-47 se estrella en Petén, 27 personas perdieron la vida, eran ellos en su mayoría distinguidos artistas y algunos elementos militares, que participaban en el programa de proyección denominado "La Hora Cultural del Ejército".

Julio de 1954 ve llegar 3 aviones Mustang F-51D, prototipo considerado como el mejor avión caza de la II Guerra Mundial, cuatro más llegan en octubre de ese año y otros siete llegan en abril de 1956 desde San Antonio, Texas, EE.UU. En abril de 1958 llegan otros 3 F-51D procedentes de Sacramento, California, EE.UU. y en marzo de 1962 llegan los últimos 3 Mustangs. En agosto de 1960 se adquieren 8 caza-bombarderos "Invader" A-26 A/B/C para refuerzo de los Escuadrones Tácticos; en 1962 como ya mencionamos llegan 3 F-51 y en agosto de ese año a través del MAP llega un C-47. En 1963, la Fuerza Aérea Guatemalteca hace su ingreso a la era de la Propulsión Jet cuando bajo los auspicios del Programa de Asistencia Militar (MAP por sus siglas en inglés), en enero, llegan a Guatemala 4 aviones T-33. Bajo este programa llegaron en mayo de ese año 2 aviones C-47 y otros dos en diciembre. El gobierno decide aumentar y apoyar el Escuadrón de Transporte y adquiere un C-54 cuadrimotor en noviembre de 1964; para diciembre del mismo año llegan otros dos aviones T-33 comprados por el gobierno de Guatemala y el MAP proporcionó otros dos en junio de 1965. En esa fecha también el MAP trajo dos helicópteros Sikorsky H-19 para que pudieran ser empleados en misiones de rescate o de observación y completó 4 unidades al traer, en septiembre de 1966, otros 2 helicópteros H-19.

Los beneficios del Programa de Asistencia Militar no paran allí, en julio de 1967 llegó un avión C-47 y en Noviembre de ese año 3 helicópteros UH-1H Huey. El gobierno de Guatemala ha comprado avionetas Cessnas 172,182 y otras, Piper de diferentes modelos, 1 avión DC-6B de cuatro motores y capacidad de transporte pesado en 1973, 11 aviones ARAVA 201 de características STOL muy apreciadas en nuestro territorio por su topografía, los cuales hicieron su aparición entre los años 1976 y 1977, a la par de helicópteros franceses Lama SA-315 y Alloutle III SA-319 robustos y fuertes caballos de carga, en los mismos años. Entre 1971 y 1975 llegaron también los poderosos aviones Cessna A-37B DragonFly, considerado como un avión muy efectivo.

Se adquirieron también aviones Pilatus PC-7 para entrenamiento entre 1979 y 1980. Helicópteros Bell Jet Ranger en 1980 a 1982, Bell Long Ranger en 1981, y se han adquirido varios helicópteros Bell 212 y 412 entre 1980 y 1992. En 982 se agregaron los aviones Fokker Friendship F-27 para transporte de pasajeros y carga. Así mismo algunos aviones Beechcraft Super King Air 300 y 200 (transporte ejecutivo) forman parte de este inventario, junto a helicópteros Sikorsky S-76A.

Una a una estas aeronaves han ido reemplazando los viejos aviones de mitad de siglo, sin embargo, merece especial atención al hecho que al siempre noble avión de transporte Douglas DC-3/C-47 le ha tocado vivir un momento muy especial porque atendiendo a la importancia que como aerotransporte tiene y tras largos años en tierra, se han enviado algunos de ellos para su repotenciación y reacondicionamiento en la Compañía Basler Turbo Conversions Inc. en Oshkosh, Wisconsin, EE.UU. en donde se les ha dado nueva vida y fuerza a través de la instalación de nuevos motores Turbo-Prop sustituyendo a los viejos motores recíprocos, para que ahora, como antes, puedan ser verdaderos pilares en que se apoyen las misiones de transporte mediano de personal o carga al interior o exterior de la República.

Al mismo tiempo que el inventario aumentaba, poco a poco se fue creciendo en infraestructura, en 1957 se crea el Hospital de la Fuerza Aérea el cual atiende a la familia FAG y también a personal civil, en 1963 se crea el conjunto de marimba "Alas Chapinas", y en 1969 marca la reapertura de la Escuela de Mecánicos de Aviación de la Fuerza Aérea. Después de trasladado el Aeropuerto Internacional a las nuevas instalaciones al lado oeste de la pista en la década de los 70, se pasó a ocupar el edificio actual, tras hacerle algunos ajustes para acomodo de lo que sería el nuevo Cuartel General, y, con el paso del tiempo a partir de 1975 se empezaron a construir nuevas edificaciones como un local para bomberos, el hangar para avionetas "Tte. Matías Urizar", el almacén de motores, los hangares "Juan Adolfo Castillo Ralda' para aviones DC-4 y C-47, y "Sgto. Jesús Herrera Milián" para aviones ARAVA; por 1978 se terminó de construir un ala del Hospital de la Fuerza Aérea, se amplió la Capilla de Nuestra Señora de Loretto, se acondicionó el Club de Oficiales y de Aerotécnicos, y como obras de reconstrucción por los daños que el terremoto de 1976 causó podemos mencionar en este período la reconstrucción de la muralla perimetral que da a la Avenida Hincapié, la reconstrucción de la gasolinera "Los Arcos", la reconstrucción de los torreones en la antigua entrada principal y el cambio de techo y artesón del Edificio Principal, por mencionar algunos.

En esta década también se construyó el Centro de Recreación para el Aerotécnico en las instalaciones de la ahora Base Militar "La Aurora", el taller de soldadura, el local para el Almacén de Abastecimientos No. 2.

Al mismo tiempo que los cambios en el inventario de aeronaves lo fueron exigiendo, se fue adquiriendo el equipo y la herramienta especial, necesarios para llevar a cabo las tareas de comprobación y reparación de las nuevas naves y sus componentes, incluyendo montacargas, remolques, extinguidores, etc.

En 1978 se reorganiza la Escuela Militar de Aviación para Pilotos Aviadores Militares. Y, con el afán de tener una mejor cobertura y proporcionar de mejor forma el apoyo aéreo, y cumplir con la misión encomendada, a nivel nacional, en 1981 se crea la Base Aérea del Norte "Tte. Cnel. Av. P.A. DEMA. Danilo Eugenio Henry Sánchez" en Santa Elena, Petén, y en 1989 se crea la Base Aérea del Sur "Cnel. Av. P.A. DEMA. Mario Enrique Vázquez Maldonado", en la cabecera departamental de Retalhuleu, trasladándose hacia allá la Escuela Militar de Aviación quedando adscrita a esa Base.

Otros dos hechos importantes son la creación de la Reserva Aérea como un Comando Especial en 1982 y la Escuela Técnica Militar de Aviación en 1983.



III. ACCIONES RELEVANTES

Históricamente la Fuerza Aérea Guatemalteca ha desempeñado en el contexto nacional dos roles protagónicos, el primero de ellos eminentemente militar tal y como se define en su misión, y el segundo ha sido de carácter social en apoyo a la población en situaciones de calamidad pública, apoyo a la producción, apoyo a las instituciones de gobierno que redundan en apoyo a la población, etc.

Las actividades que ha desarrollado la Fuerza Aérea Guatemalteca, van desde transporte de personal militar, carga y ayuda a la población civil, hasta misiones de apoyo a las Unidades de Tierra empeñadas en la lucha contrainsurgencia. Esto incluye transporte de víveres, pertrechos, medicinas, rescate y evacuación médica, involucrándose también en la guerra internacional contra el narcotráfico. Quizás por el desconocimiento de tan múltiples actividades, no se ha podido evaluar en su justa dimensión la labor de acción cívica que promueve, como parte del programa general que desde hace muchos años viene impulsando exitosamente el Ejército.

La Fuerza Aérea Guatemalteca ha desempeñado un papel primordial dentro del desarrollo de la agricultura guatemalteca, interesada también en la incorporación de importantes regiones agrícolas al patrimonio de la nación. Esta labor ha sido silenciosa, virtualmente anónima, es imperativo dejar constancia que la Fuerza Aérea, sin desatender ni un solo instante su misión primordial, como arma propiamente dicha, extiende sus alas en estrecha cooperación hacia los estratos modestos más significativos de nuestra nacionalidad, coadyuvando al fomento de una economía cuya base se sustenta en la fertilidad de nuestro suelo.

Hacer una descripción detallada de todas y cada una de las situaciones en que la Fuerza Aérea ha participado prestando su ayuda, sería tedioso y cansado para el lector, así que sirva de ejemplificación la siguiente síntesis de los casos más importantes

Cuando las fuertes inundaciones azotaron el país en 1949, la Fuerza Aérea como parte integrante de las Fuerzas Armadas, prestó su decidido concurso al gobierno de la República, trasladando medicinas, víveres, delegaciones médicas, practicantes, enfermeras, doctores y todo lo necesario para el auxilio de innumerables víctimas, habiéndose transportado entre tales elementos, casi un total de medio millón de libras a todos los ámbitos de la República.

Desde ese entonces ha existido con el resto de instituciones estatales y autónomas, felizmente, una estrecha colaboración, por lo que se ha efectuado viajes al extranjero y al interior, unos de índole puramente militar y otros de carácter cultural, transportando estudiantes, artistas, maestros, deportistas, profesionales, etc. es decir que se ha contribuido a la difusión de la cultura y el deporte dentro y fuera de nuestras fronteras.

En situaciones de emergencia también se ha visto el papel desempeñado tanto dentro como fuera del país, tal el caso de la ayuda prestada para el terremoto de Nicaragua en 1974, en los terremotos y huracanes en México, el huracán en Jamaica, el huracán "Fifi" en Honduras, la operación "Francelia" por el nombre del huracán que azotó nuestro país en el año 1969, para mencionar algunas, en las cuales se cumplió con el abastecimiento y evacuaciones que fueron necesarias.

La Fuerza Aérea Guatemalteca, desde la madrugada trágica del 4 de febrero de 1976, empeñó todos sus recursos en las labores de auxilio a los damnificados, volando a todos los rincones de la Patria, llevando auxilio a todos los hermanos guatemaltecos sin distinción de ninguna clase. Volándose en aquella oportunidad miles de horas en un mes, en diferentes tipos de aeronaves. Dentro de esta incesante actividad se llegó a una cifra record de más de doce mil horas de vuelo en un año, cifra sin precedentes pues en situaciones normales apenas si se llegaba a las cuatro mil horas anuales.

La interrogante que brota en nuestra mente, sin olvidar la labor del pasado y la convicción de tener una cobertura futura en la misma extensión, es: Si la Fuerza Aérea no hubiera volcado toda esa ayuda en beneficio de nuestros connacionales que habitan en los lugares más recónditos e incomunicados de Guatemala, ¿qué otra institución lo hubiese hecho?. Sinceramente, se estima que las perdidas humanas y materiales hubieran registrado porcentajes mas elevados.

En el caso del terremoto de Nicaragua en diciembre de 1974 fue Guatemala el primer país que se presentó con ayuda humanitaria después de aquel fatídico incidente de la naturaleza haciéndolo por intermedio de un Douglas C-47 que vestía nuestros colores, esto la madrugada siguiente.

Nuestra misión secundaria queda sintetizada en estos términos: "El empleo de la aviación en apoyo de objetivos nacionales en tiempos de paz y durante períodos de emergencia o calamidad públicas, para coadyuvar al bienestar y salud de nuestra economía".

La participación en el desarrollo del país por parte de la Fuerza Aérea Guatemalteca, ha dado su aporte en los aspectos relacionados en la superación de la agricultura, ya que la participación ha sido directa y decidida.

Los departamentos de la República, cuentan con una vía de comunicación que les ha permitido la transportación de sus productos a los distintos mercados tanto nacionales como internacionales.

La ayuda de la Fuerza Aérea se extiende hacia la acción cívica, ya que a través de nuestros aviones se presta toda clase de cooperación en las distintas regiones tales como el traslado de personas enfermas, medicina, personal médico y paramédico, traslado de productos a las personas de áreas afectadas, etc.

Para hablar de la cooperación en la economía y desarrollo de la población, podemos citar la ejecución de un plan para integrar la Zona Reina a la economía nacional, una de las áreas más aisladas de nuestro territorio ha sido objeto de singular interés para su desarrollo, al hablar de Zona Reina hablamos del área Ixcan, Valle de Candelaria, y otros.

En la década de los años 60 se inició, por conducto del INTA, un plan de ayuda para esta zona, surgiendo así el Centro No. 1 en 1,964, a este se sumaron luego los Centros 2, 3, 4, 5, 6, 11, y 14. En el año 1968 se pasó a trabajar a Mayaland y en las postrimerías de ese año se dio inicio a Xalc`bal, en 1,973 se estableció Pueblo Nuevo y posteriormente Cuarto Pueblo.

Esta breve descripción da una idea de la magnitud y localización del área en que nos ha tocado operar. La ayuda a todas las zonas se realizó en diferentes tipos de aeronaves, tales como: helicópteros UH-1H, Lama y avionetas Cessna 170, 182 y 206, y con mayor aplicación los vuelos de aviones IAI-201 Arava y Douglas C-47, que dicho sea de paso en operaciones se accidentaron seis de estos, con el consiguiente desgaste del resto de aviones empleados en la operación.

La Operación "Ixcan" fue autorizada y programada a nivel gobierno con la finalidad de establecer un puente aéreo con esa apartada región, carente de infraestructuras de desarrollo adecuada. La Operación "Ixcan" se efectuó de octubre de 1,975 a mayo de 1981, utilizando alrededor de 10,000 horas de vuelo sin costo alguno para los cooperativistas que recibían este servicio. De esta operación resultaron destruidos totalmente dos aviones Arava.

En nuestra ayuda a las cooperativas del área Ixcan se transportaron aproximadamente 184,480 pasajeros, 9,867,661 libras de carga como víveres, materiales de construcción, herramientas rudimentarias para la agricultura, etc., volándose un promedio anual de 1,600 horas solo en este esfuerzo. No sólo esta ayuda cabe señalar, puesto que en aeronaves de la Fuerza Aérea se han transportado contingentes de personal para la realización de jornadas médicas, o médico-militares, instauración de puestos de salud, transporte de personal para efectuar estudios patológicos de la región, etc.

La proyección de la Fuerza Aérea en sus aeronaves ha sido tan extensa que detallarla pormenorizadamente resultaría hasta difícil, pero allí está la obra realizada, connacionales urgidos de atención médica han encontrado y encuentran en las aeronaves de la Fuerza Aérea, el único medio de salvación de sus dolencias, al trasladárseles a un lugar seguro para su curación. Como ejemplo se cita que desde la fundación de la Base Aérea del Norte "Tte. Cnel. Danilo Eugenio Henry Sanchez", Santa Elena, Petén, se transporta a los enfermos y pacientes del hospital de San Benito, cuando no se tiene la capacidad de tratamiento, a diferentes centros hospitalarios y de salud de la capital para su curación, retornándolos después a su lugar de procedencia. También se transporta carga a los centros de salud y hospitales regionales de Petén.



NOTA FINAL

La Fuerza Aérea Guatemalteca, por su capacidad de reacción inmediata y su alta movilidad es un instrumento básico para defensa nacional, para el apoyo en casos de calamidad pública y para apoyar programas de desarrollo, especialmente en áreas inaccesibles. Mantener estas capacidades implica estar debidamente organizada, equipada y entrenada. Los medios aéreos se necesitan por factores como: el incremento de las Unidades del Ejército, el incremento de misiones en apoyo a las Fuerzas de Superficie, el incremento a las acciones cívicas y en algunos casos en difícil acceso y campos no preparados para operar. Consideramos que tal despliegue de ayuda puede darse si tenemos el equipo necesario, dado que disponemos del recurso profesional en cada elemento del Ejército de Guatemala.